Césped artificial para los jardines, terrazas o interiores

Todo parecía ya inventado en cuanto a la decoración en el mundo de los hoteles de lujo. Bueno, no del todo. Y es normal, ya que la industria hotelera es un mercado extremadamente competitivo, cuya imagen es uno, quizás el principal, de los factores claves en la elección de los clientes para alojarse en un hotel en cuestión o no. En una época de globalización, la diferenciación y la originalidad son las palabras maestras. Todos los hoteles de lujo ofrecen de hecho la mini botella de champán y bombones en la almohada, champú  y otros productos de belleza, etc…  pero en realidad ninguno de estos productos permite diferenciar a unos hoteles de otros. En la búsqueda de nuevos productos con los que hacer más agradables las estancias y atraer cliente, diversos hoteles han puesto sus ojos en el césped artificial. De esta manera lo han entendido entre otros  el lujoso Fontainebleau en Miami Beach, el Wynn Las Vegas y el Mandarin Oriental en Nueva York. La incorporación de césped artificial en la decoración sus espacios ha sido todo un éxito.

Césped artificial: más verde, más económico

Césped artificial en el hotel FontainebleauUno de los hoteles más emblemáticos de Miami Beach, en Florida, es el hotel Fontainebleau. El hotel se enfrento al dilema de equilibrar el uso de espacio “verde” en sus instalaciones debido al alto gasto que estas suponían. Abocados a la eliminación de parte de ellas, finalmente optó por la instalación de césped artificial, sustituyendo en gran medida todas las zonas de césped natural que tenía. El motivo era triple. Por un lado mejoraba la experiencia del usuario, poniendo a su disposición un producto extremadamente agradable, tanto a la vista como al tacto, al estar siempre en perfecto estado, sin barro, insectos, agujeros….

Por otra parte también era una cuestión de ecología. Gracias a la instalación de césped artificial en sus distintas áreas, tal y como nos comentó su director el Sr. Rodrigo A. Carrillo, el hotel consigue ahorrar nada más ni menos que más de 30 millones de litros de agua al año. En una zona con restricciones en el uso del agua, este dato es demoledor. Por no contar también la reducción del uso de pesticidas y herbicidas, tan necesarios en el mantenimiento del césped natural.

Y por ultimo, el tercer motivo sin duda es el ahorro económico. La instalación de césped artificial significa un increíble ahorro en agua. A este ahorro hay que sumar los nada despreciables ahorros en fertilizantes, semillas, pesticidas, herbicidas, maquinaria específica, etc… necesarios para el mantenimiento del césped natural. Tampoco hay que olvidarse en el ahorro de mano de obra en el mantenimiento de las superficies de césped. En el caso del césped artificial es casi nulo, nada que ver con las horas que los jardineros debían gastar en el mantenimiento del césped natural. Ahora pueden emplear dicho tiempo al cuidado del resto de elementos florales, mejorando el aspecto general del establecimiento.

 

Césped artificial en el hotel Wynn-Bellagio

Siguiendo las mismas motivaciones que el hotel Fontainebleau de Florida, en Las Vegas, otro lugar emblemático de los Estados Unidos, el ahorro de agua se ha convertido en una de las principales preocupaciones de su gente y una necesidad crítica para el funcionamiento de la ciudad. Así, el Wynn, el Bellagio, The Venetian o del César Palace tienen ahora sus propias áreas de césped artificial. El año pasado, el Wynn por sí solo ahorró 544,5 millones de litros de agua utilizados anteriormente para el mantenimiento de zonas verdes. La cantidad es impresionante…

 

 

Césped artificial en el hotel  Mandarin Oriental en New York

Y qué decir del Mandarin Oriental de Nueva York, que deleita a los huéspedes con una hermosa terraza en césped artificial en la planta 38ª del edificio. Un sinfín de actividades para atraer a los clientes a sus instalaciones.

Estos son algunos de los ejemplos de lo que se está convirtiendo sin duda en una tendencia en el sector hotelero. La instalación de césped artificial mejoran los números del hotel al representar menos gasto en su mantenimiento, a la par que abre un nuevo abanico para la realización de actividades en él durante los 365 días de año, ofreciendo un mejor servicio a los clientes.